¡Hola querid@ profe nómada!Si estás buscando inspiración e información para lanzarte  a la aventura de enseñar español mientras viajas por el mundo he de decirte que has llegado a buen puerto!

 

Mi compañera y amiga Yamile de Espagnol a la Maison, ha escrito un mega artículo explicándonos su experiencia de su primer mes como profesora de español nómada digital por Sudamérica. Nos lo cuenta todo todito. La preparación del viaje, las miserias y , por supuesto, todo lo positivo que ha vivido en este mes de aventuras. Ponte cómod@ y disfruta de este testimonio.

Mi primer mes como profe nómada by Yamile Rojas

Si pudiera comparar con algo el primer mes de esta aventura, sería con una montaña rusa. Subimos y bajamos (con mi marido literalmente pasábamos de 2800 metros a cero y luego mil metros de altura por la cordillera de los Andes), sentíamos felicidad, miedo, euforia,tranquilidad, ansiedad y ganas de gritar. En estas líneas que leerás a continuación te contaré desde mi experiencia, cómo es eso de viajar y trabajar como profesora online. 

 

Antes del viaje

 

Como sabrás, un viaje no empieza el día que coges el avión o el bus, empieza mucho antes. En mi caso, empezó solo como una idea un año atrás, pero se concretizó 3 meses antes del viaje. Tuvimos en cuenta principalmente 6 factores: el itinerario, la mochila, los equipos, plan de marketing, plan de ventas y viajar en pareja.

 1.Itinerario: Siempre debes saber si a dónde vas a ir hay condiciones correctas para poder viajar y trabajar por internet (si hay wifi, hospedaje, planes de internet locales…). Nosotros queríamos viajar por todos los países hispanohablantes de América del Sur. Empezamos a seguir todos los diarios locales por internet de aquellos países para saber si el orden público o político estaban en condiciones normales o al menos aceptables. Después de esas búsquedas, nuestro itinerario quedó así: Ecuador, Perú, Chile y Argentina.  Un viaje que durará aproximadamente 3 meses hasta finales de diciembre del año en curso.

 2. La mochila: Un poco con ayuda de Ana Martínez, nuestra profe nómada, completamos este punto y el siguiente. Aquí lo que hay que privilegiar es el ESPACIO y lo que es realmente necesario. Tomamos nuestra ropa que se dejara compactar en un espacio reducido, compramos algunas cositas en una tienda de deporte, especiales para montañismo y las hemos guardado en la mochila de manera clasificada por bolsas herméticas para quitarles el oxígeno y ganar espacio. LEER ARTÍCULO DE ANA PARA SABER CÓMO PREPARAR UNA MOCHILA (enlace).

 3.Los equipos: Nuevamente Ana presente. He comprado un modem de Huawei (el que propone Ana en su artículo) por si en algún momento me llegase a encontrar con dificultades para captar la WiFi, un cargador solar, un adaptador de enchufe universal y una multitoma para conectar todos nuestros aparatos electrónicos. 

 4.Plan de community manager: Este fue solo un plan y luego les contaré por qué. Tenía pensado estar a tope con Instagram y hacer un vídeo mensual para YouTube contando un poco la travesía y las variantes del español en redes sociales con el fin de generar interacción y curiosidad en las personas que me siguen.

 5.Plan de ventas o marketing: Además de las redes, en esta parte Christophe, mi marido, fue el encargado de mover el plan de ventas. Enviando emails y llamando a gente francesa y francófona que podría estar interesada en aprender español.

6.Viajar en pareja: Si no lo sabes, este viaje lo emprendimos con mi marido también, porque es nuestro de nupcias o luna de miel como lo llaman de manera romántica. Nos casamos en agosto y nuestro propósito era viajar juntos para conocernos más y conocer otras maneras de ver el mundo en cada uno de los países por los que fuéramos a pasar.  Así que también nos reservamos algunos días simplemente para desconectar de todo. Días que también había que planificar.

Durante el viaje

 

Llevamos casi dos meses viajando por la cordillera de los Andes, ahora mismo te escribo desde Santiago de Chile.  Es un lugar muy bonito cosmopolita y lleno de lugares interesantes para visitar. Pero te confieso que solo hasta hace unas semanas comienzo realmente a tener un ritmo equilibrado. Hoy mirando en retrospectiva, puedo decir que hubo momentos que me desestabilizaron e impidieron que yo gestionara todo normalmente como lo hacía en casa. Fueron cinco factores los que marcaron ese primer mes dentro de los cuales algunos los podrías vivir tú también si te decides lanzas al nomadismo. 

1.El contexto de los países

Como te lo he dicho ya, llevamos 2 meses viajando, 2 meses en los que en efecto dominó han entrado en huelga uno a uno de los países suramericanos luchando por la justicia social que tanto falta por estas regiones. Viajar en estas condiciones es muy difícil, en Quito vivimos lo más fuerte (justo para iniciar el viaje). Imposible salir y trabajar como si nada estuviera pasando. Hubo incluso un día en el que el gas lacrimógeno entró por las rejillas al apartamento en donde nos estábamos quedando. El punto positivo fue que trabajamos en ventas y abrí todos esos días mi calendario para que mis alumnos pudieran reservar a cualquier hora.  El punto negativo es que no pudimos conocer realmente Quito, no pudimos viajar a Bolivia y ahora mismo hay muchos lugares cerrados en Santiago de Chile.  

 2.La inseguridad en las calles 

No sé si te pasa también, pero cuando estás en tu tierra ya sabes por dónde hay que caminar, cuáles son los lugares seguros y cuáles son los que hay que ir con cuidado. Cuando viajas, pareciera que eso de andar prevenida se olvida un poco y crees que todos los lugares son seguros. En mi caso, me robaron mi móvil durante la hora punta en el trolebús de Quito. Fue un golpe muy duro psicológicamente para mí, nunca me habían robado y esta vez lo hicieron cuando apenas llevaba 6 días de estar viajando. Perdí todas las fotos, el contacto con las redes sociales y la manera de poderme comunicar via WhatsApp con mis alumnos. Todo mi plan de redes lo veía destruido y sin ninguna esperanza de tener un nuevo teléfono pronto por cuestiones financieras. Así que con el pasar de los días nos hemos compartido el móvil de Chris y tratando de concentrar todas nuestras energías en la venta. Enviando emails, llamando a alumnos y exalumnos para que renueven sus paquetes de español y desaparecer muy a mi pesar de las redes sociales durante ese periodo.  

    3.¿Soy profe o turista?

    El gran dilema. Al inicio del viaje había decidido que iba seguir dándole la posibilidad a mis alumnos de encontrar horarios todos los días para que el curso de español se adaptara a sus ritmos de vida. El problema era que en ocasiones tenía una o 2 horas a mediodía, lo que me impedía salir de mi habitación de hotel o Airbnb y perder un día entero de turismo. Fue el caso en Baños, Ecuador. De los 6 días que estuvimos allí, 2 días salimos realmente a conocer las cascadas y la zona amazónica, los demás días estábamos encerrados y solo salíamos a comer. Chris y yo sentíamos esa impotencia de saber que teníamos que cambiar de ciudad y que íbamos a irnos sin realmente conocerla. En Guayaquil pude organizar todas mis clases temprano en la mañana (de 5 a 9 de la mañana) y hemos disfrutado mucho más conociendo muchos puntos importantes de esa ciudad entre otras cosas gracias a Marie-Francés de https://myspanishconnection.net/ profe oriunda de allí. El problema fue que luego al llegar a Cuenca estaba muerta del cansancio y solo con ganas de dormir. Resultado: no conocimos mucho esta ciudad y solo pude estar disponible para una hora de clase durante esos 3 días. 

    Cuando viajas y trabajas tienes que ser consciente que no vas a poder conocer al 100% las ciudades por donde vas a pasar, y tampoco vas a estar al 100% para tus alumnos y que ellos tienen que entender, adaptándose también a tu ritmo de profe nómada. Al principio nos daba mal genio y desilusión con Chris, pero luego entendimos que fue la manera que elegimos para viajar y que está bien así, ¡es la excusa perfecta para volver en el futuro!

      4.Vida social y familiar durante el viaje

       

      Cuando viajas, obligatoriamente te haces nuevos amigos, nuevos contactos o en ocasiones es la excusa perfecta para reencontrarte con tus seres queridos que no veías porque estaban muy lejos de tu país. Pues hemos vivido todos esos casos. El lado positivo es que creas lazos o refuerzas lazos de amistad, vives como un habitante más en la ciudad, aprendes nuevas palabras del español y obviamente sientes el cariño que te llena de motivación para seguir tu viaje. El lado no tan positivo es que no puedes conocer mucho de los lugares turísticos, ni trabajar, ni estar de luna de miel, así que tienes que aplazar todo para la siguiente ciudad… que te puedo decir, ¡no se puede tener todo en la vida! y lo positivo siempre pesará mucho más. 

       

      5.Tomar decisiones  

       

      Este punto lo he dejado al final porque fue y sigue siendo el más difícil. Recuerdo un profesor de mi master en Francia que nos decía: ser profe es ante todo ser alguien capaz de tomar decisiones. Cuanta verdad en una sola frase a la que le agregaría: ser profe nómada es ser capaz de tomar decisiones permanentemente. Cuando te decides por algo, significa que estás eliminando las decenas de posibilidades que también hubieran podido ser y que ya no son. Uno aprende a tomar decisiones correctas después de haber tomado muchas incorrectas, eso básicamente fue una buena parte de mi primer mes de viaje. Saber organizar semana a semana el programa de viaje y de trabajo, saber que esa organización se puede modificar porque siempre el primer día en una ciudad nueva, es un día de adaptación a la forma de vida local. 

      ¿QUIERES EMPEZAR A DAR CLASES ONLINE Y NO SABES POR DONDE EMPEZAR?

      NO STRESS

      ¡PUEDO AYUDARTE!

      Balance general de mi primer mes

      A pesar de haber tenido que pasar por muchas dificultades, ha sido uno de los meses más enriquecedores y formadores que hemos tenido como pareja y como empresa. Aquí algunos de nuestros aciertos:

      • Fue el peor mes en redes sociales, pero el mejor en ventas en toda la historia de Espagnol à la Maison, logramos vender 2 paquetes de 10 y 8 de  20 horas, dinero que nos permitiría más adelante comprar un teléfonos móviles (sí, dos porque el único que teníamos se le daño la batería al final del mes).
      • Con el pasar de las semanas, aprendimos a adaptarnos cada vez más rápido a empacar las mochilas (en máximo 30 minutos), coger transportes e integrarnos rápidamente al estilo de vida de cada ciudad. 
      • Tomar decisiones de manera eficaz, siempre creando sobre la marcha un plan B y C en caso de fallar el primero.
      • Perdí muchas oportunidades de conocer varias ciudades por dejar toda la semana abierta para mis estudiantes. Ahora solamente tengo abiertos 3.5 días a la semana en lo cuales todas las horas se acumulan. Estos, a la larga, se convierten en días Espagnol à la Maison.
      • Aprender el significado de Carpe Diem. Que no es sinónimo de anarquía o de hacer lo que se te venga a tu cabeza caliente. Es saber vivir cada instante como viene, saber aceptar las consecuencias buenas y malas de tus decisiones con actitud positiva y con capacidad de gestión de tus emociones.

      Ahora me queda por retomar las redes sociales y la página web. He vuelto tímidamente desde que tengo móvil, pero el camino todavía es largo. No he tomado el tiempo de enviar newsletters ni de escribir nuevos artículos, mucho menos de hacer nuevos vídeos para mi canal de YouTube (tengo uno en el tintero pero no lo he podido editar). He decidido no agobiarme por esto, nuestro viaje casi termina así que lo dejaré para cuando vuelva a casa. Sin embargo, te aconsejo que no lo hagas si te vas de nómada digital. Te propongo que programes todo antes de irte para que no te agobies.  Deja material preparado, artículos e infografías que salgan automáticamente para que puedas viajar con tranquilidad.

      Para terminar, quiero primero agradecerte por haber llegado hasta el final de la lectura y dedicarme unos minutos de tu tiempo, espero que te pueda servir mi experiencia si estás interesada(o) en esto del nomadismo digital. Si tienes dudas o simplemente curiosidad de cómo sigue nuestra aventura, no dudes en contactarme por medio de cualquiera de mis redes sociales. Considero que todos los que somos profesores online deberíamos pasar por una etapa como estas así sea corta, de unas semanas o un mes. Aprendes mucho sobre la organización y gestión de problemas. Aprendes a tener una lista de prioridades y adaptarte con facilidad a cualquier cambio que la vida te trae. Ganas en confianza en ti mismo y no tienes miedo a expresarte, en conocer al otro y ver que cada país te va dejando una huella que va a marcar tu personalidad y la de tu empresa. Dicho lo dicho, ¿para cuándo es tu próximo viaje?

      Yamile Rojas López. 

      Muchas gracias a Yamile por este detallado testimonio de su experiencia viajando y enseñando español. 

      Y tú qué, ¿te animas?

       

      Hasta pronto.

       

      Ana

      LA ENSEÑANZA, EL EMPRENDIMIENTO Y EL NOMADISMO SON MUNDOS EN CONSTANTE MOVIMIENTO.

      SI NO QUIERES PERDERTE NADA….